Institucional

Identidad Institucional

La Sociedad Educacionista Alemana de Villa Devoto y Villa del Parque (Instituto Schiller) es una institución con personería jurídica que mantiene desde el año 1917 un establecimiento educacional de nivel primario y pre-primario que pertenece, desde 1977, a la Asociación de Escuelas Alemanas de la República Argentina. El nivel secundario fue fundado en marzo de 1990, con la modalidad de Ciclo Básico Unificado en el Ciclo Básico (R.M. 1813/88) y de Bachillerato con Orientación Administrativo Contable con Recursos Informáticos en el Ciclo Superior (R.M. 288/91). El Instituto Schiller tiene su domicilio en la calle Helguera 3071 de la Ciudad de Buenos Aires y está incorporado a la enseñanza oficial bajo el número de adscripción A-643, o sea que otorga títulos con validez oficial.

  100 años de historia

 

 La Sociedad Educacionista Alemana de Villa Devoto y Villa del Parque fue fundada en nuestro país en 1916, y el Poder Ejecutivo Nacional le otorgó su personería jurídica en 1926.

Fue el resultado de la iniciativa de un grupo de familias alemanas radicadas en Villa Devoto y Villa del Parque, que así intentaron poner fin a las dificultades que les ocasionaba tener que enviar a sus hijos a la escuela más cercana donde se impartiera la enseñanza de idioma alemán, que era la Cangallo Schule, próxima a los barrios de Once y Congreso. Con la dirección del Sr. Emilio Meier y la colaboración del entonces director de la Cangallo Schule, en marzo de 1917 la flamante Institución inició la actividad escolar en un edificio alquilado para tal fin, ubicado en avenida Tres Cruces 3560 (hoy avenida Beiró), con los cursos de Jardín de Infantes, Primero Inferior y Primero Superior del Ciclo Primario.

 

Ver más ……

  • Formamos ciudadanos del mundo.
  • La Institución educa en y para la libertad.
  • Desarrollar una educación bicultural y multilingüística (castellano – alemán – inglés) para los desafíos del mundo actual globalizado.
  • Utilizar instrumentos didácticos eficaces al servicio del sistema educativo y la experimentación de toda innovación metodológica.
  • Promover la formación armónica e integral de cada educando en un marco de laboriosidad y respeto mutuo, para el ejercicio de la libertad responsable.
  • Favorecer en nuestros alumnos la posibilidad de construir sus propios aprendizajes, para insertarse exitosamente en un mundo cambiante.
  • Formar protagonistas de la realidad contemporánea, que sean capaces de comprometerse como ciudadanos.
  • Crear en los alumnos una mentalidad abierta a la universalidad, la tolerancia y el amor por la libertad y la paz.
  • Promover la utilización de los idiomas extranjeros no sólo como herramientas de comunicación en el ámbito laboral, sino como puerta de acceso a otras culturas y estilos de vida.
  • Conformar un vínculo escuela-familia responsable, abierta al diálogo y participativa, que enriquezca los procesos formativos de nuestros alumnos.

Comisión Directiva

La Comisión Directiva está conformada por padres voluntarios que colaboran  en la administración, coordinación y puesta en marcha de las necesidades que surgen del cuerpo docente del alumnado y de las familia.

El Objetivo de la Comisión Directiva es administrar los recursos del colegio,  participar activamente en la programación de actividades culturales y sociales, prestar los apoyos organizativos, personales y materiales para su satisfactoria realización.

Creemos  que la mejora de la calidad de la enseñanza está relacionada, entre otros aspectos, con la capacidad de las asociaciones de Padres, como parte de la Comunidad Educativa, de colaborar con el colegio en la realización de cuantas actividades puedan favorecer la educación, socialización y bienestar de nuestros hijos.

 

Presidente: Julio P. Haag

Vicepresidente: Hernán García Balus

Tesorero: Isabel Mosler

Protesorero: Gabriel Cueto

Secretario: Mariana Podoluk Matwijow

Prosecretario: Ximena Eusebio

1er. Vocal Titular:  Daniel Pugliese

2do. Vocal Titular: Mariana Dorado

1er. Vocal Suplente: Verónica Ulloa Panes

2do. Vocal Suplente: Ricardo E. Hess

1er. Revisor De Cuentas Titular: Vanesa Laura Fox

2do. Revisor De Cuentas Titular: Pablo Romaní

Revisor De Cuentas Suplente: Diego Rodriguez

 

Autoridades Pedagógicas 

Director general: Prof. Eduardo Giao

Rector Nivel Medio: Prof. Eduardo Giao

Dirección Nivel Primario y 7° grado: Lic. Sandra Grau

Dirección Nivel Maternal e Inicial: Lic. Sandra Grau

Coordinación General Nivel Inicial y Maternal: Prof. Andrea Navarrete

Johann Christoph Friedrich Schiller, nació en Marbach (Württenburg) y murió en Weimar. Poeta, dramaturgo, historiador y primer filósofo del arte alemán. Hijo de un modesto cirujano, se vio obligado a estudiar medicina en una academia médica militar de Stuttgart. Ejerció como médico militar, pero su auténtica vocación era la literaria.

Muy influído por Rousseau y por las lecturas de Schakespeare, Lessing y Klopstock , desertó para estrenar su primera obra de teatro: Los bandidos, considerada a veces como una proclama del anarquismo revolucionario. A partir de este momento pasó a dedicarse el resto de su vida a la poesía y el teatro, aunque aunó estas actividades con su estudio de la historia y de lo estético.

A partir de 1795 entró en contacto con August Wilhelm Schlegel, que colaboró con él en la revista «Horen». Vivió en Manheim, Leipzig, Dresde y Weimar, donde trabó amistad con Herder, Wieland y Goethe. Posteriormente accedió a un puesto docente de historia en la universidad de Jena, donde ejerció hasta 1799. Durante esta época escribió ¿Qué significa la historia universal y por qué la estudia el hombre?, que junto con sus Cartas sobre la educación estética de la humanidad, en plena sintonía con el espíritu del Sturm und Drang tuvieron una gran influencia sobre Hölderlin, Schelling y Hegel. Por otra parte, su Himno a la alegría inspiró la novena sinfonía de Beethoven. Uno de los hechos decisivos en su orientación fue el conocimiento de la Crítica del juicio de Kant, que tuvo una inmensa influencia en su orientación filosófica y estética.

De nuevo en Weimar, ya retirado, prosiguió sus trabajos como dramaturgo y teórico de la estética. Defendió los ideales de la revolución francesa, aunque el posterior establecimiento del período del terror jacobino le desilusionó. No obstante, atribuyó el fracaso de la revolución y de la consecución plena de sus ideales a la falta de educación humana para la libertad. Esto le impulsó a considerar que el arte, y en particular el teatro, deberían ser entendidos como instrumentos de la educación liberadora de la humanidad. Esta preocupación por la libertad fue el núcleo alrededor del cual giró toda la producción poética, teatral y todos los ensayos de Schiller, pero también de los filósofos del idealismo alemán, que recibieron una gran influencia de este autor.

En su concepción de la historia, tal como se plasma en sus poemas y obras teatrales, aparece una reivindicación de la antigüedad griega, aunque no se trata de una simple nostalgia, sino que para Schiller la antigua Grecia representa la infancia de la humanidad, una época de armonía indiferenciada entre los hombres, los dioses y la naturaleza. Según él, el despliegue de la historia es el progresivo abandono de aquella armonía que estaba cimentada en un ideal de comunidad, pérdida de armonía inicial que fue históricamente necesaria para dar lugar a la lenta emergencia del sujeto. Pero Schiller considera que ya es hora de alcanzar una nueva armonía basada en el pleno desplegamiento de todas las facultades humanas, capaz de conjuntar la plena libertad del sujeto con la moralidad y los intereses de la comunidad. En este proceso de consecución de una nueva armonía superadora de la escisión y desgarramiento en que vive la humanidad juega un papel primordial la estética, ya que sintetiza los impulsos sensibles con los impulsos intelectuales y formales del hombre, en una especie de impulso de juego concebido como una manifestación de los impulsos sensibles que, no obstante, están sometidos a la disciplina de las reglas.

De la misma manera, el hombre, que está sometido al doble movimiento del determinismo de la naturaleza y la libertad de la voluntad, debe someter la naturaleza sin sacrificarla, e instalarse en una segunda naturaleza, propiamente humana, que es la moralidad, de la que lo estético aparece como condición. Schiller formuló también la noción del alma bella, caracterizada por un gran sentimiento moral.

 

© 2013 l Si Fui yo. Publicidad estratégica - Todos los derechos reservados